jueves, 24 de mayo de 2012

"Receta de Sensualidad" por Norberto Petryk


Lo prometido es deuda Norberto, "Esclavos de la comida, Esclavos del amor!!!", lo demás, lo demás...

"RECETA DE SENSUALIDAD"

Me resulta divertido y sensual cocinar con todos los sentidos..., es como apreciar en toda su plenitud las bondades de un/a buen/a amante... sin apuro, despacio, lenta y suavemente... mientras se va descubriendo con la mirada, el tacto, el oído, el sabor y el olfato todos los ingredientes con que está compuesto/a...

Beber un buen vino de un solo trago no es para buenos catadores..., perdería el apreciar su color, su forma, su aroma, su sabor, el oír el estallido contra las paredes de la copa y el deleitarse sorbo a sorbo, apretándolo muy despaciosamente entre la lengua y el paladar...
Lo mismo ocurre con los alimentos y con los cuerpos... Podría tragar algo de un solo bocado, pero me perdería de gran parte de sus texturas y sabor...
Desvístete muy despacio, lentamente, deja que vaya adivinando de a poco todo lo que me vas a ofrecer. Y cuando no quede más ropa que quitar, ofrécete a mis manos para que ellas vayan descubriendo a cuentagotas todas tus texturas. Y cuando te hayan descubierto totalmente, deja que mi boca te recorra con la lengua para así, ir arrastrando todos tus sabores y pueda también ir descubriendo los perfumes de tu piel.
Entrega como una música a mis oídos todas las experiencias que recojas... Entrégate despaciosamente, dejando que se funda tu piel con mi piel. Ofrécete a mis sentidos como una fruta que ha madurado bajo los rayos del sol, y fresca/o como los manantiales de agua pura y cristalina...
Sé mi alimento; deja que te moldee como la harina y el agua; toma la sal de mi piel... y entrégate para que te posea una y mil veces más, bajo el reflejo de plata de la Luna... Sé mi alimento y sé también quien calme mi sed..., mi comida y amante.
- Norberto Petryk -

Norberto Petryk es chef de cocina, escritor e investigador, da asesoramiento a empresas gastronómicas, charlas, conferencias, presentaciones de productos y organización de eventos

Recomendable que visites este Blog!!!, muy recomendable

Fuente

Video

viernes, 4 de mayo de 2012

Poemas, alimentos y amor




Post dedicado a esta excelente poetisa a mi entender: Eileen Odeth Ovalle (Lo prometido es deuda, bahh, no era una promesa era mi deseo, espero te agrade - Gracias!!!)



A MI TIERRA

Tierra mía, fresca, santuario de poetas, con ese aroma a flores silvestres y campos verdes, en medio de colinas coloridas y bosques apretados que juegan con el viento…de negras cabelleras, trenzadas en silencio, de frutas y semillas, abeto y cardamomo, de pastos y caminos, que el tiempo ha repetido…

Tierra mía, digna de gente que trabaja y aprende la faena, de elotes y tortillas, de brasas y miradas, tierra fértil que fecunda el alma con sonrisas agrietadas por los años de la vida, pero siempre sosegadas y enmarcadas en un rostro que transita en la avenida, en la sierra y las ciudades…tierra mía, que me viste desde niña crecer junto a la orilla de pencas y gardenias, de flores y de espigas que danzan como novias bajo el velo de la aurora y se asoman a los ojos de blancas primaveras y cantan con la aurora que te abraza!

Tierra mía, de fresco chocolate y chirimía…de cálidos güipiles y rebozos, de piedras de cristal negro y tallado, de jade y de café cual tibio ocaso…tierra verde donde cantan guacamayas y zorzales, donde vuela en libertad el Quetzal del bosque y florecen las violetas como nubes en las ramas siempre verdes de mis valles, Monja Blanca que te vistes de belleza en blanco hueso y relumbras en las noches claro oscuro, donde brilla la cigarra y se apaga la nostalgia, cuando miras los volcanes que despiertan a la vida y se derraman con su fuego, de luna y plenilunio…

Tierra mía que vives en mi pecho, que brotas de mis labios, que endulzo en cada verso…Tierra verde que te admiro y que te quiero, mi tierra cuando lloro orando por mi pueblo, pidiendo que la gracia que caiga de los cielos, te borre de tu duelo y renueve a esta nación!

Autora:  Eileen Odeth Ovalle



Manzana

HOMÓLOGO
Ciudad de hierbas
pastos quebradizos
y manzanos tristes,

anunciando el paso

del otoño y el olvido

en tu huerto inerte
de luna y sombra
entre la tarde,
que llora noches vagas
junto al viento...
que susurra en el silencio
tu nombre!

Autora:  Eileen Odeth Ovalle



Rincón del alma

Almendros blancos
escondidos en tu risa,
porque como la miel eres
y la leche tibia entre mis labios
Rincón desnudo
donde yo atravieso
tus campos llanos…
y tu vientre intenso
donde yergues vida mía
tu bastión de fuego
donde yo me entrego!

Autora:  Eileen Odeth Ovalle


Preludio

Ósculo que gime
en labios tibios
de Cerezo

Sabor a vida
entre las manos
y el susurro intenso

Entre mi piel
y esta noche mía,
tu huerto

Allí donde florece el alma
en silencio...
y te quiero!

Autora:  Eileen Odeth Ovalle


Ante ti

El destino de mi boca el abismo de tus labios entreabiertos y las cuerdas apretadas de tus dedos, sujetándome mi cuerpo, desnudo y tan sediento como un beso, en esas noches tuyas, de huertos y cerezos, donde nace mi universo ante tus ojos negros!

Autora:  Eileen Odeth Ovalle




RESEÑA CURRICULAR:

Eileen Odeth Ovalle es una escritora guatemalteca nacida en la Ciudad de Guatemala en 1963, con dos hijos y amante de las mascotas y tiene 7 gatos y 3 perros. Inició su pasión por escribir poesía a los 12 años de edad y en la actualidad cuenta con más de diez mil poemas de su autoría, entre otras obras



Retroenlace



Blog La Cultura gastronómica en videos

Almendras - Café - Cardamomo - Cerezos - Chocolate - Frutos - Leche - Maíz (Elotes) - Manzanas -Miel  - Tortillas

Blog Citas culinarias

Almendras - Café - Cardamomo - Cerezos - Chocolate - Frutos - Leche - Maíz (Elotes) - Manzanas -Miel  - Tortillas



Fuentes de Eileen Odeth Ovalle (recomendado visitar estos blogs)


Video


miércoles, 2 de mayo de 2012

Inanna y sus amores





En la mitología sumeria Ianna era la diosa del amor, de la guerra y protectora de la ciudad de Uruk. Con la llegada de los acadios Inanna se transformó en Ishtar

Una historia ha pasado a través de los miles de años y ha llegado a nuestras manos en forma de poema


He aquí la sentencia del amor de Innana; es así!!!, lamentablemente es así !!!



Un día, el héroe, el guerrero, el dios sol Utu, le dijo a su hermana la sagrada Inanna, que se hallaba paseando por la orilla del río.

- ¡Hermana, diosa pura que te manifiestas en el cielo! El que llena el establo de ganado, el que fabrica la buena mantequilla, el que facilita carne a los dioses, Dumuzi, a quien ves allí apacentando su rebaño, desea tu corazón. También - y eso ya lo sabes, porque es tu preferido- aquél que se inclina ante los surcos, el que fecunda los canales y las acequias, el que produce cereales y plantas, Enkimdu, también te pretende. Los dos te cortejan, los dos se presentan a tu elección.

Después de estas palabras, Utu intentó aconsejar a Inanna:

- Oh hermana mía, deja que el pastor se case contigo! Por qué, doncella Inanna, no quieres? Escucha: su mantequilla es buena, su leche es buena. Todo lo que el pastor toca con su mano resplandece. ¡Oh Inanna, desposa a Dumuzi! Tú adornada de piedras shuba, ¿por, que no quieres?

Inanna respondió a su hermano Utu:

- El pastor no se casará conmigo, no me envolverá con su manta tosca, su burda lana no me cubrirá. Quien se va a casar conmigo, doncella que soy, será el labrador. El labrador que hace crecer el grano en abundancia para mi mesa.

Dumuzi, el pastor, habiendo oído - pues no se hallaba muy lejos - que la diosa prefería a Enkimdu el rey del dique, del canal y del arado, enterado Dumuzi de las preferencias de Inanna, se enfureció y se puso a hablar en voz alta:

- ¡Prefiere al labrador! pero, el labrador, ¿que tiene más que yo?

Prefiere a Enkimdu, el rey del dique, del canal y del arado. ¿Que tiene el labrador más que yo? ¿En que es superior? Si él me diera su harina negra, yo le daría al labrador mi oveja negra a cambio; si el me diera su harina blanca, y le daría mi oveja blanca a cambio, si él me diera su mejor cerveza, yo le serviría mi exquisita leche Kisim a cambio; si el me diera su cerveza espesa, yo le serviría mi leche batida a cambio; si él me sirviera su cerveza diluída, y le serviría mi leche a cambio. Si él me diera su buena planta hahala, yo le daría mi leche itirda a cambio; si él me diera sus habichuelas, yo le daría mis pequeños quesos a cambio. Cuando yo hubiera comido, cuando hubiera bebido, le dejaría mi mantequilla sobrante. ¡Más que yo! Que tiene el labrador más que yo?

Terminado su soliloquio, que había sido oído por Inanna, la reina del cielo titubeó en su decisión, ya no le parecía mal el desposarse con un pastor. Incluso, miró a Dumuzi con buenos ojos. Además la gallardía y la juventud de aquél pastor no le desagradaron en absoluto

Dumuzi, que en todo momento se había creído superior a su oponente, advertido del cambio de criterio operado en Inanna, se alegró, se regocijó frente a los pastos de la orilla del río. Por allí iba apacentando sus ovejas.

Hacia el pastor que caminaba de un lado a otro por la orilla del río, he aquí que se dirigió el labrador, el labrador Enkimdu.

Dumuzi, el pastor, inició una disputa con Enkimdu, el labrador, el rey del dique, del canal y del arado, en la campiña.

El labrador, que era una divinidad pacífica, anhelante de la cordialidad y de la amistad, no quiso confrontarse con el pastor, sobre todo al ver que Inanna había mudado de opinión. Con tranquilas palabras le dijo:

- Por que debo competir contigo, oh pastor? ¿Por que habría de enfrentarme? deja que tus ovejas coman la hierba de la orilla del río, que tus ovejas coman mis tallos ya crecidos en mi campiña, que coman grano en los resplandecientes campos de Uruk, que sus caritos y corderos beban el agua de mi canal de Isurugal.

Oídas aquellas palabras, Dumuzi le contestó:

- En cuanto a mí, que soy un pastor, quiero que, oh labrador, asistas a mi boda como amigo. ¡Oh labrador Enkimdu, que puedas asistir como amigo a mi boda! ¡Que puedas venir como amigo! ¡Te consideraré un amigo!.

Enkimdu, dirigiéndose a Inanna, le habló en estos términos

- Joven muchacha como regalo de boda te traeré trigo, te traeré habas, te traeré grano gunida de mi campiña. Te traeré todo lo que sea bueno para ti. Joven Inanna, te voy a traer cebada, judías y sal.

Y así termina este sencillo poema sumerio (lo siento si esperábais un final lleno de trepidante acción, no sería justo el modificarlo) ya que los había más complejos y mejor elaborados, pero por su vigencia me pareció que debía ser desempolvado y por que no, debidamente analizado. Para reflexionar un poco sobre la naturaleza humana y su inmutabilidad ante el paso del tiempo.


Retroenlace

Blog La cultura gastronómica en videos
Cebada - Cordero - Habas - Habichuelas - Harina - Judías - Leche - Manteca - Oveja - Queso - Sal - Trigo

Blog Citas culinarias
Cebada - Cordero - Habas - Habichuelas - Harina - Judías - Leche - Manteca - Oveja  - Queso - Sal - Trigo


Video



Fuente 

Copiado literal (Muy Bueno este blog!!!) 



lunes, 26 de marzo de 2012